La Basílica del Sacré-Cœur

¡Tuvieron que abrir 83 pozos, cada cual profundo de 38 metros para asegurar la solidez del edificio!

sacre_coeur_02

En lo alto de la Butte Montmartre, la basílica del Sacré-Cœur es un edificio reciente que se terminó a principios del siglo 20. Construida entre 1876 y 1910 en un estilo romano-byzantino, según los planos del arquitecto Paul Abadie, suscitó numerosas polémicas y necesitó cimientos colosales. El arquitecto, fallecido en 1884, nunca vio el resultado final de su obra. Fue Lucien Magne, que hizo el famoso campanario (84m de altura, los habitantes de Montmartre lo bautizaron el minarete), el que terminó la construcción.

La torre contiene la campana más famosa del mundo: la Savoyarde. Pesa 19 toneladas, fue regalada por los cuatro diócesis de Savoie y forjada el 13 de mayo de 1891 en Annecy por la empresa Paccard. Traída por 28 caballos, llegó en la noche del 16 de octubre de 1895, día de Santa Margarita-María.

Erigida después del “Voto Nacional” de 1873 para conmemorar los terribles acontecimientos de la Comuna de París, la Basílica se dedica hoy en dia a la Adoración Perpetua.

La Basílica del Sacré-Cœur forma parte de los edificios más visitados de París. Su blancura inmaculada, visible por todas partes, la hace un síbolo de Montmartre por excelencia. A pesar de la contaminación, la Basílica sigue tan blanca como antes. Las piedras que sirvieron para la construcción vinieron de Château-Landon (en el provincia de Seine et Marne) y producen una substancia blanca bajo la acción de la lluvia. Se puede notar que la partes protegidas de la agua son las más oscuras.